miércoles, 4 de noviembre de 2009

Mitos sobre la Tulivieja y la LLorona -Panamá e hispanoamérica

Hola, les presento la leyenda o mito de La Tulivieja, la LLorona tanto la versión panameña como la de Venezuela, México, Costa Rica.
Sería interesante leerlas y observar las diferencias y semejanzas entre ellas.
Luego, podemos comentarlas y ¿si conoces alguna otra, compártela con nosotros?








LA LLORONA
La Llorona es el nombre de una leyenda de origen mexicano que se reproduce en diversos países de Hispanoamérica; principalmente en países del Norte y Centroamérica, como Costa Rica, El Salvador, Panamá y Guatemala; y de Sudamérica, países como Chile, Colombia, Ecuador, Venezuela, Argentina y Uruguay.
Leyenda mexicana - La Llorona es la leyenda más conocida de México y también es la más difundida actualmente. Antecedentes históricos: La caída de Tenochtitlán - El imperio mexica era el que dominaba en gran manera el área de México. Guiados por una leyenda que decía que los dioses elegirían para que se asentaran un lugar, mediante la señal de un águila de pie sobre un nopal en medio de un lago devorando una serpiente, llegaron a donde actualmente está la Ciudad de México, Distrito Federal, y allí vieron el signo en medio de una amplia laguna. Allí, sobre las aguas, erigieron la vasta ciudad de Tenochtitlán. Con los años, los españoles llegaron a tierras mexicanas. Comandados por Hernán Cortés, tomaron la ciudad de Tenochtitlán, dejándola en ruinas, y asesinando a los emperadores Moctezuma y Cuauhtémoc. Cortés fundó sobre la desolación la actual ciudad de México, hoy el Distrito Federal.

El lamento de los espíritus - Cada noche, era designado un toque de queda, que era marcado por las campanas del templo católico. Ese toque se daba más o menos a las once de la noche (veintitrés horas).Luego de que ciudad de México fuera fundada y habitada, a tardías horas, postreras al toque de queda, se comenzaron a oír los llantos y gritos angustiosos de una voz sobrenatural, una mujer, que recorría la colonia española en su integridad y desaparecía misteriosamente antes del alba. Luego de que el suceso se repitiera por varias noches, los vecinos comenzaron a preguntarse quién sería esa mujer y qué pena la ahogaría. Asomándose a las ventanas, o bien saliendo valientemente, distinguieron una mujer vestida de blanco, con un velo, flaca y macilenta, que se arrodillaba mirando a Oriente en la Plaza Mayor, y al seguirla, se desvaneció entre la bruma al llegar al lago de Texcoco. También se dice que se ha escuchado su lamento en varias ubicaciones más alrededor del país.

¿Quién era y por qué lloraba?
La Malinche traduce la lengua de los mexicas a Cortés. Lienzo Tlaxcala Siglo XV. Diversas teorías se formularon alrededor de la fantasmagórica desconocida, pero por la cualidad de estar siempre tan tremendamente afligida se le comenzó a llamar popularmente la Llorona. Se decía que era una mujer indígena, enamorada de un caballero español o criollo con quien tenía tres niños. Sin embargo, él no formalizaba su relación, sólo se limitaba a visitarla y evitaba su compromiso de casarse con ella. Tiempo después, el hombre se casa con una mujer española de la sociedad, por resultar un enlace más conveniente. Al enterarse de ello, la Llorona enloqueció de dolor y mató a sus tres hijos en el río para luego suicidarse al ver lo que había hecho. Desde entonces pena y se le oye gritar "Ay, mis hijos". Suele encontrársele en el río, recorriendo el lugar donde murieron sus hijos y ella.

Su leyenda en otros países -
En Chile
Igualmente, es una leyenda importante, y al igual que la Calchona, la viuda y la Condená, es uno de los personajes de leyenda femeninos más característicos del Folclore y mitología chilena; abarcando la difusión de su leyenda principalmente desde la zona central, hasta Chiloé en la zona sur de Chile. Las diferentes leyendas chilenas sobre la Llorona van desde algunas versiones muy semejantes a la mexicana, a hasta versiones muy particulares del Folclore chileno. Las versiones chilenas definen al espectro como el espíritu de una mujer que busca a su hijo, caracterizándose por ser un espíritu que tiene una relación especial con la muerte. Leyenda - La versión de la leyenda más propiamente chilena cuenta que La Llorona, tendría el nombre de la Pucullén (del mapudungún külleñu: "lágrimas" y pu: "plural"). Se dice que llora eternamente porque su hijo fue arrebatado de sus brazos a muy corta edad. Sería una presencia fantasmal femenina vestida de blanco que solo sería visible por la gente que está cercana a la muerte, por personas con habilidades especiales como las Machis o los Calcus, o por los animales que tienen los sentidos más agudos, entre ellos los perros, razón de por qué estos últimos realizan lastimeros aullidos para anunciar la presencia de este ser.
Ella sería una guía de los muertos, la cual indicaría, con sus pasos y llantos, el camino que debe recorrer el muerto, para dirigirse desde su morada terrenal hacia el más allá. Se dice que ella lloraría por todos los familiares del difunto, para que todos ellos se consuelen pronto de la pérdida; además de evitar que el espíritu del muerto decida ir a penarlos, desconforme por las pocas de lágrimas y sentimientos que puedan provenir de sus parientes. Igualmente a través de sus abundantes lágrimas, mediante un cristalino charco formada con ellas, podría señalar el sitio preciso en el campo santo, donde debe abrirse la fosa para depositar el féretro.
Se dice que si esto sucede, la tierra necesaria para cubrir el féretro debe ser toda la necesaria para ello, ya que si ella faltara, sucedería que antes de cumplirse un año, moriría un familiar del difunto. Otras versiones igualmente cuentan que La llorona es capaz de estremecer los corazones de quienes escuchan sus horribles lamentos, y tiene la terrible característica de robar hijos ajenos, como una venganza o equívoco producto de perder a su hijo. Igualmente se dice que con su mágico llanto, ella sería capaz de hipnotizar a hombres que deambulan solos en altas horas de la madrugada; el motivo de ello sería para pasar la noche con ellos y así apaciguar su eterna e infinita pena, despertando el hombre sin pantalones al día siguiente.

Costa Rica -
Junto con el Cadejos y la Cegua la Llorona es la más famosa de las leyendas costarricenses.Las leyendas costarricenses sobre la Llorona definen al espectro como la mujer que busca a su hijo en cualquier lugar con agua(ríos, charcos...), debido a que éste murió ahogado. Leyenda - La versión más extendida habla que ella quedó embarazada sin haberse casado, y por ello, abortó y lanzó al bebé a las aguas de un río, ahogándolo. Hecho esto, fue castigada por Dios, y volviose loca, buscando al niño eternamente.
Éste se le aparece entre el instrumento de su muerte, pero cuando lo va a recoger se desvanece. Se dice, entonces, que la Llorona pena su infanticidio buscando eternamente a su primogénito, asesinado por ella misma. Una interesante variación de la leyenda recogida por Elías Zeledón, narra el infanticidio de otro modo: Tulirá era una hermosa joven, hija del cacique de la tribu de Pacaqua, el Quezaro Colla-Huaco, que era de ascendencia inca en línea recta de Manco Cápac. En esta versión, Tulirá se enamora de un soldado de Juan Vázquez de Coronado, y tiene una hija con él. Colla-Huaco lo descubre, arroja a la niña a un río, y maldice a Tulirá: deberá vagar eternamente buscando al fruto de su amor prohibido. Esta leyenda es en cierta forma similar a la mexicana que vincula a La Malinche con el espectro, patrimonio compartido de ambos pueblos.

Panamá -
En Panamá la leyenda de "La Llorona" es el cuento folklórico más popular del país. No hay ningún niño panameño que no haya crecido escuhando este cuento de sus padres o abuelos. En este país centroaméricano existen dos versiones de la leyenda. "La Tulivieja" muy popular en las provincias centrales y "La Tepesa" oriunda de las comarcas indigenas y muy popular en las tierras altas de la provincias de Veraguas y Chiriquí. De acuerdo a ambas leyendas, tanto "La Tulivieja" como "La Tepesa" es un espantoso ser que se aparece denoche cerca de los ríos y quebradas buscando a su hijo perdido. Hay muchos que opinan que es la misma aparición sólo que con diferente nombre dependiendo de la región.

La Leyenda - De acuerdo a la tradición panameña "La Tulivieja" era una hermosa y joven mujer. Ella tenía la fama de ser muy parrandera y no se perdía ninguna fiesta que se celebraba en su pueblo. Al dar a luz a su primer hijo su marido le prohibió que siguiera yendo a las fiestas y le ordenó que se quedará en casa cuidando al bebé. En una ocasión aprovechando que el esposo estaba en un viaje de negocios la chica decide irse a un baile con su hijo en brazos. Para evitar que el hijo le estorbara lo abandonó camino a la fiesta. Lo colocó debajo de un palo de mango que estaba a la orillas de un río. Ella tenía las intensiones de volverlo a buscar después del baile. Esa noche una fuerte tormenta azotó el pueblo y arrastró a su hijo por el río. Cuando ella regresó a buscarlo ya no lo encontró y comenzó a llorar arrepentida por el grave error que había cometido. Dios la castigó por su irresponsabilidad y la transformó en un ser horripilante con agujeros en su cara, cabellos largos hasta los pies, sus pies se le viraron y se transformaron en patas de gallina. Desde entonces anda vagando por la eternidad buscando a ese hijo perdido. La versión de "La Tepesa" se remonta a la conquista en dónde un español enamoró a una hermosa joven indígena de la comarca Gnobe Bügle y la dejó embarazada. La joven para que nadie en su tribu se percatara de su falta escapó hacía lo más profundo de las montañas y cuando nació su hijo lo ahogó en un río. Dios al ver la salvajidad cometida le habló desde lo alto y la maldijo para toda la vida: "ESE PECADO TE PESA Y TE PESARÁ HASTA LA ETERNIDAD Y DESDE AHORA LLORARÁS PARA PAGAR TU CULPA" y la transformó en el espantoso ser que igual que "La Tulivieja" anda vagando por los ríos y quebradas llorando arrepentida de su pecado.

Venezuela -
En Venezuela también se ha gestado la leyenda a lo largo de la nación, la versión venezolana se pierde en el folclore llanero dando paso a un relato contado de generación en generación en muchos rincones de la nación, corridos (música autóctona de los llanos) hablan del relato, localmente llamada "La Sayona", que no debe ser confundida con "La Llorona", pues la primera aparece solo a los hombres parranderos y que gustan de estar de fiesta en fiesta.
Cuenta la leyenda venezolana que la Llorona, es un alma en pena de una mujer muy jovencita que tuvo amores con un soldado. De esos amores quedó embarazada de una niña, la cual dio a luz, aun siendo muy jovencita. El soldado la abandono y ella, como no tenía idea de cómo criar a un infante, en un momento de desesperación ocasionado por el llanto de la niña, la mató con sus propias manos. Cuando la joven vio lo que había hecho, comenzó a llorar y a gritar fuertemente, lo que atrajo a los vecinos y familiares, quienes al ver lo sucedido la maldijeron. Ella desesperada salió corriendo hacia el llano y se convirtió en espanto. Siempre está llorando y cuando entra a los poblados dicen que llama a su hija. Se sabe que roba niños que estén solos, ya sea en sus casas o en las orillas de ríos o quebradas.









http://www.bibliotecasvirtuales.com/biblioteca/Narrativa/leyendas/index.asp
http://blogs.periodistadigital.com/herejiasysilencios.php/2009/02/18/p219392
por : Anonymous Autor : Narración panameña http://es.shvoong.com/books/mythology/1632548-la-tulivieja-leyenda-paname%C3%B1a/
http://www.chispaisas.info/mitos13.htm
http://mimosa.pntic.mec.es/ajuan3/enlite/hisp_pai.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada